Insomnio

Es el trastorno de sueño más frecuente en la población general, destacando en mujeres, ancianos y personas con problemas psicológicos como ansiedad y depresión.

Descripción general: Insomnio

Es el trastorno de sueño más frecuente en la población, destacando en mujeres, ancianos y personas con problemas psicológicos como ansiedad y depresión. Los Santiaguinos son una de las poblaciones que sufre más problemas en torno al sueño. El 41,6% de los capitalinos sufre de insomnio, lo que afecta en más de 50% a las mujeres, según un estudio publicado por el “Journal of Clinical Sleep Medicine”.

El insomnio consiste en una reducción de la capacidad para dormir, pudiendo manifestarse de diversos modos que dan lugar a diferentes tipos de insomnio. La falta de sueño puede afectar de modo negativo a la vida de la persona que lo sufre, provocando deterioro social, ocupacional o de otras áreas importantes de su vida.

El número de horas de sueño necesarias varía entre unas personas y otras. Aunque el promedio diario es de 7 horas y media, existe un rango que oscila entre 4 (“poco dormidores”) a 10 horas (“grandes dormidores”), considerándose estos valores dentro de la normalidad.

Según el tiempo de evolución, el insomnio puede ser temporal (sólo unos días o semanas) o crónico (meses o años), generando un deterioro importante para su salud y calidad de vida. 

Invitamos a ver el siguiente vídeo, donde la doctora María Angélica Silva explica brevemente este trastorno:

Invitamos a evaluarse online a través del siguiente cuestionario que le permitirá sospechar si presenta insomnio

Síntomas del insomnio

Los síntomas más comunes del insomnio son:

  • Dificultad para conciliar el sueño por la noche
  • Despertarse durante la noche
  • Despertarse muy temprano
  • No sentirse bien descansado después del sueño nocturno
  • Cansancio o somnolencia diurnos
  • Irritabilidad, depresión o ansiedad
  • Dificultad para prestar atención, concentrarse en las tareas o recordar
  • Aumento de los errores o los accidentes
  • Preocupaciones constantes respecto del sueño

Causas del insomnio

El insomnio crónico suele ser consecuencia del estrés, los acontecimientos de la vida o los hábitos que alteran el sueño. A veces, este problema puede durar años. Las causas más frecuentes del insomnio son: 

  • Estrés. Las preocupaciones relacionadas con el trabajo, la escuela, la salud, las finanzas o la familia pueden mantener la mente en actividad durante la noche, lo que dificulta el sueño. Los acontecimientos estresantes de la vida o los traumas, como la muerte o la enfermedad de un ser querido, un divorcio o la pérdida de un trabajo, también pueden causar insomnio.
  • Viajes u horarios de trabajo. Los ritmos circadianos actúan como un reloj interno y regulan el ciclo circadiano, el metabolismo y la temperatura corporal. La alteración de los ritmos circadianos del cuerpo puede causar insomnio. Las causas abarcan el desfase horario por los viajes a través de varias zonas horarias, el trabajo en turnos de tarde o de mañana, o el cambio de turno con frecuencia.
  • Malos hábitos de sueño. Los malos hábitos de sueño incluyen los horarios irregulares de acostarse, las siestas, las actividades estimulantes antes de acostarse, un entorno de sueño incómodo y el uso de la cama para trabajar, comer o mirar televisión. El uso de computadoras, televisores, videojuegos, teléfonos inteligentes u otras pantallas antes de acostarse pueden afectar el ciclo del sueño.
  • Alimentación en exceso en la noche. Está bien ingerir un tentempié liviano antes de acostarse, pero comer en exceso puede causarte molestias físicas cuando estás acostado. Muchas personas también tienen acidez estomacal, el flujo retrógrado de ácido y comida que va desde el estómago hasta el esófago después de comer, lo que puede mantenerte despierto.

Además, el insomnio crónico puede estar asociado con enfermedades o con el uso de determinados fármacos. El tratamiento de la enfermedad puede ayudar a mejorar el sueño, pero el insomnio puede persistir después de la mejoría de dicha enfermedad.

Factores de riesgo

Todos en algún día de nuestras vidas hemos tenido problemas para conciliar el sueño. No obstante lo anterior, hay ciertos factores que aumentan el riesgo de tener insomnio. Estos son:

  • Ser mujer: Los cambios hormonales durante el ciclo menstrual y la menopausia pueden ser un factor. Durante la menopausia, los sudores nocturnos y los bochornos con frecuencia interrumpen el sueño. El insomnio también es común durante el embarazo.
  • Mayor de 60 años. A causa de los cambios en los patrones de sueño y la salud, el insomnio se hace más común con la edad
  • Tener problemas psicológicos o psiquiátricos: Muchos de los problemas que tienen un impacto sobre tu salud mental o física pueden interrumpir el sueño.
  • Estar estresado. Los momentos estresantes y los sucesos que causan estrés pueden provocar un insomnio temporario. Un estrés de importancia, o que dura mucho tiempo, puede llevar al insomniocrónico.
  • No se sigue un horario regular. Por ejemplo, cambiar de turno en el trabajo o por viajes puede interrumpir tu ciclo de sueño y vigilia.

Complicaciones

El insomnio puede afectar tanto la salud mental como la salud física. Las personas que padecen insomnio presentan una peor calidad de vida en comparación con aquellas personas que duermen bien. Algunas de las principales complicaciones del insomnio

  • Peor desempeño en el trabajo o en la escuela
  • Disminución del tiempo de reacción al conducir y un mayor riesgo de accidentes
  • Trastornos de salud mental, como depresión, un trastorno de ansiedad o abuso de sustancias
  • Aumento del riesgo y la gravedad de enfermedades o afecciones a largo plazo, como presión arterial alta y enfermedades cardíacas

Los 6 consejos para evitar el insomnio

Si usted es de las personas que cada noche se da vuelta de un lado para otro y no logra conciliar el sueño, le entregamos estos consejos por uno de nuestros especialistas.

1) No trabaje en la cama.

2) Cuide el excesivo consumo de cafeína.

3) No utilice aparatos tecnológicos en la cama.

4) Acuéstese antes de la medianoche.

5) Si duerme siestas, que no sean de más de 30 minutos.

6) Si tiene dificultad para quedarse dormido, es mejor que se levante y vuelva a la cama cuando sienta sueño.

Otras páginas de interés

Actigrafía

Leer más

Polisomnografía

Leer más

Apnea del sueño

Leer más

Ronquidos

Leer más

Noticias y prensa

Leer más

¿Quieres saber el copago de la consulta médica?