fbpx
Servicios online

Test de Latencia Múltiple del Sueño

Es una prueba de diagnóstico que se utiliza para determinar los trastornos del sueño en el que la somnolencia diurna excesiva es la queja principal.

Test de Latencia Múltiple del Sueño
Test de Latencia Múltiple del Sueño

DESCRIPCIÓN GENERAL

Este examen mide cuánto tiempo tarda una persona en quedarse dormido durante el día. Se le pide al paciente que tome cuatro o cinco siestas, con un tiempo determinado entre una y otra. Los especialistas observarán los patrones de sueño. Es común solicitar este examen a las personas que se les sospecha que tienen narcolepsia y se quedan dormidas fácilmente y entran en el sueño desincronizado rápidamente.

Para algunos trastornos del sueño, realizar la prueba de polisomnografía puede no ser suficiente concluyente para determinar el tipo de trastorno del sueño específico de una persona. De vez en cuando, el doctor puede solicitar al paciente, volver a la clínica del sueño durante el día para realizar el test de latencia múltiple del sueño (TLMS).

 

Es una prueba de seguimiento a la polisomnografía nocturna que se utiliza para descartar otros trastornos del sueño como la apnea del sueño , síndrome de piernas inquietas , parasomnias , entre otros.

Los trastornos del sueño más comunes que se diagnostican con el TLMS son la narcolepsia y la hipersomnia idiopática. Un TLMS también es útil para diferenciar entre los dos trastornos del sueño ya que sus síntomas son muy similares en la naturaleza.

 

La idea detrás del TLMS es que las personas con ciertos trastornos del sueño, son más propensos a conciliar el sueño más rápido que el resto de las personas. La función principal de la prueba es determinar la latencia del sueño (el tiempo que se necesita para la transición de la vigilia al sueño) y la rapidez con que el paciente entra en sueño REM.

 

En la mayoría de las personas, la latencia del sueño tarda aproximadamente 5 a 15 minutos para pasar de la vigilia de las primeras etapas del sueño. Para los pacientes con hipersomnia idiopática (HI) y la narcolepsia, la latencia del sueño se produce mucho más rápidamente. Los pacientes con IH general tienen una latencia de sueño de 8 minutos o menos, y los pacientes con narcolepsia tienen una latencia del sueño de 5 minutos o menos.

 

Para pacientes normales, el primer ciclo de sueño REM se produce alrededor de 70-90 minutos después del comienzo del sueño. Lo mismo es cierto para aquellos con hipersomnia idiopática. Sin embargo, una de las diferencias más reveladores entre la narcolepsia y el HI es que aquellos que sufren de narcolepsia experimentan periodos de inicio del sueño REM muy rápido en menos de 15 minutos.

 

En ausencia de cataplexia (un síntoma muy común de la narcolepsia tipo 1) una prueba de latencia múltiple del sueño es a menudo la mejor forma de diferenciar entre la narcolepsia y la hipersomnia idiopática.

 

Con los resultados de la prueba del sueño, un especialista puede determinar el mejor curso de tratamiento para el trastorno del sueño. Si usted está sufriendo de la somnolencia diurna excesiva y cree que puede tener narcolepsia, hipersomnia idiopática, o cualquier otro trastorno del sueño, le sugerimos hablar de sus síntomas con su médico o solicitar una hora con uno de nuestro especialistas.

INDICACIONES

EFECTOS ADVERSOS

Debido a las dificultades que conlleva a nivel global en la vida de las personas, este problema constituye un alto riesgo de tener una autoestima negativa, debido al efecto de sus reiteradas experiencias de fracaso y a la frecuente reacción negativa del ambiente frente a sus dificultades.
Los riesgos de que el niño forme una autoestima negativa no sólo implican un sufrimiento en la infancia, sino que pueden sostener una dinámica sumamente perjudicial en su adolescencia y vida adulta. Algunos de estos efectos son:

  • Excesiva tolerancia a las descalificaciones, faltas de respeto y maltrato
  • Descuido de la propia persona en el área de la salud, presentación personal y de planificación de los proyectos de vida
  • Dificultad para hacer respetar los propios espacios
  • Una intensa autocrítica, que puede resultar paralizante para emprender proyectos
  • Dificultad para aceptar elogios, reconocimientos y regalos
  • Sentimientos constantes de minusvalía e inferioridad

Si bien las causas fisiológicas constituyen un factor significativo, los factores ambientales influyen en la forma en que se manifiesta el cuadro y las secuelas a lo largo de la vida. Así, si un niño vive en un ambiente estable y con normas claras, en el que se siente protegido, querido y seguro probablemente se transformará en un adulto productivo y trabajador, teniendo sólo como secuelas algunas dificultades de atención.

Si por el contrario, su entorno familiar y escolar no le proporciona estabilidad, contención, límites, etc., es probable que se convierta en un adulto con problemas serios de rebeldía con la autoridad y de atenerse a la normas. Si ha sido maltratado por su entorno a causa de su sintomatología, las consecuencias son mucho más severas, produciéndose trastornos del vínculo y problemas con su imagen personal.

“Es uno de los trastornos del sueño más prevalentes de nuestra población, la cual tiene una relación importante con trastornos cardiovasculares, de memoria, concentración y metabólicos.”.

DR. MARIO DIAZ

NEURÓLOGO ESPECIALISTA EN MEDICINA DEL SUEÑO

TRATAMIENTO

Tradicionalmente, tanto en niños, adolescentes y adultos, se sugiere que el tratamiento sea multimodal y combinado. Que no sea sólo enfocado en atacar directamente los síntomas, sino que se abarquen intervenciones en el área laboral/escolar, familiar e individual de la persona.


Éste se refiere a la unión de la psicoterapia con el apoyo farmacológico, donde su aplicación simultánea potencia los efectos de cada uno por separado y, por ende, es más efectivo.

También existe la terapia no farmacológica del déficit atencional, la cual se aplica utilizando el terapia con neurofeedback, la cual combinado con psicoterapia, producen cambios positivos a largo plazo. El neurofeedback trabaja entrenando al cerebro para modificar la actividad de las ondas cerebrales, a fin de mejorar la atención, reducir la impulsividad, aprendiendo de forma inconsciente a llevar su cerebro a los puntos de funcionamiento deseado. Es una técnica que no posee efectos adversos, dado que solamente se trata de un entrenamiento para el cerebro.