Síndrome de las piernas inquietas y tiroides: Cómo los endocrinólogos pueden ayudar

.
Publicado: 14-12-2023

El síndrome de las piernas inquietas (SPI) es una afección neurológica que causa una sensación incómoda en las piernas y un impulso irresistible de moverlas. Esta condición puede ser particularmente problemática durante la noche, ya que puede dificultar conciliar el sueño y llevar a interrupciones constantes. Lo que quizás no sepa es que existe una conexión entre este síndrome y la función tiroidea, y los endocrinólogos pueden desempeñar un papel importante en su diagnóstico y tratamiento.

La tiroides es una glándula endocrina que regula la producción de hormonas que afectan una amplia variedad de funciones en el cuerpo, incluido el sistema nervioso. Los desequilibrios en la función tiroidea, como el hipotiroidismo (producción insuficiente de hormonas tiroideas) o el hipertiroidismo (producción excesiva de hormonas tiroideas), pueden tener un impacto en el sistema nervioso y, en algunos casos, pueden desencadenar o empeorar los síntomas del SPI.

Cuando se sospecha una conexión entre el SPI y la tiroides, es fundamental que los pacientes sean evaluados por endocrinólogos, especialistas en hormonas y trastornos endocrinos. Estos profesionales pueden realizar pruebas de función tiroidea para determinar si hay un desequilibrio hormonal subyacente que contribuye a los síntomas.

En el caso del hipotiroidismo, una glándula tiroides poco activa puede ralentizar el funcionamiento general del cuerpo, lo que puede agravar los síntomas. Los endocrinólogos pueden recetar medicamentos para corregir los niveles hormonales y mejorar la función tiroidea.

Por otro lado, el hipertiroidismo, que involucra una producción excesiva de hormonas tiroideas, puede aumentar la excitabilidad del sistema nervioso, lo que también puede contribuir a los síntomas del SPI. Los endocrinólogos pueden trabajar en estrecha colaboración con otros especialistas para controlar y tratar el hipertiroidismo y, en consecuencia, ayudar a disminuir los síntomas.

Además, la gestión del SPI puede requerir cambios en el estilo de vida y la dieta, así como la incorporación de estrategias para aliviar los síntomas, como el ejercicio regular y la relajación. Los endocrinólogos pueden brindar orientación sobre cómo estos cambios pueden complementar el tratamiento médico para mejorar la calidad del sueño y la calidad de vida en general.

Si experimenta síntomas del SPI y sospecha que la tiroides puede estar involucrada, no dude en buscar la ayuda de un endocrinólogo. El diagnóstico y el tratamiento adecuados pueden marcar la diferencia en su calidad de vida y su capacidad para conciliar el sueño sin interrupciones.

Un tratamiento eficaz
depende de un buen diagnóstico

Última modificación: 14-12-2023