Síndrome de la pierna inquieta en niños: Evaluación y tratamiento por neurólogos infantiles

.
Publicado: 30-01-2024

El Síndrome de Pierna Inquieta (SPI) es una afección neurológica que se caracteriza por la sensación incómoda en las piernas y el impulso de moverlas, especialmente durante el descanso o la noche. Aunque se asocia comúnmente con adultos, también puede afectar a niños. Los neurólogos infantiles son especialistas en el diagnóstico y tratamiento, y desempeñan un papel crucial en la mejora de la calidad de vida de los jóvenes pacientes.

  1. Diagnóstico preciso: El primer paso es un diagnóstico preciso. Los neurólogos infantiles realizan una evaluación exhaustiva que incluye la revisión de los síntomas, la historia clínica y, en algunos casos, pruebas adicionales como estudios de sueño .
  2. Entender los síntomas: Estos especialistas ayudan a los padres y al menor a entender los síntomas, que pueden incluir sensaciones incómodas en las piernas, la necesidad de moverlas y dificultades para conciliar el sueño .
  3. Identificar factores desencadenantes: Estos médicos trabajan para identificar posibles factores desencadenantes, como la deficiencia de hierro o ciertas condiciones médicas subyacentes.
  4. Terapia cognitivo-conductual: La terapia cognitivo-conductual es una estrategia eficaz para abordar el SPI en niños. Los neurólogos infantiles pueden derivar al infante a terapeutas especializados en este enfoque terapéutico para ayudar a modificar los patrones de pensamiento y comportamiento relacionados con el sueño .
  5. Tratamiento farmacológico (en casos selectos): En situaciones excepcionales y cuando otros enfoques no han tenido éxito, los neurólogos infantiles pueden considerar el uso de medicamentos bajo supervisión médica para ayudar al niño a controlar los síntomas del SPI.
  6. Educación y apoyo a los padres: Estos profesionales brindan educación y apoyo a los padres para ayudarles a comprender la afección de su hijo y cómo pueden apoyarlo en casa.
  7. Seguimiento y ajustes: Para concluir, los neurólogos infantiles realizan un seguimiento continuo para evaluar la efectividad del tratamiento y realizar ajustes según sea necesario. Esto asegura que el niño reciba el apoyo adecuado a lo largo del tiempo.
 

Un tratamiento eficaz
depende de un buen diagnóstico

Última modificación: 31-01-2024