Nutrición y trastornos del sueño: Abordaje integral de Nutriólogos

.
Publicado: 29-01-2024

Los trastornos del sueño , como el insomnio y la apnea del sueño , son problemas que afectan a millones de personas en todo el mundo. La falta de sueño puede tener un impacto significativo en la salud física y mental, y es importante abordar estos problemas de manera integral. Los nutriólogos desempeñan un papel crucial en este abordaje, ya que pueden ofrecer estrategias personalizadas para mejorar la calidad del sueño a través de la alimentación.

Uno de los principales enfoques de estos médicos especialistas en el abordaje de los trastornos del sueño es la regulación de la dieta. La elección de alimentos y los patrones de alimentación pueden influir directamente en la calidad del sueño . Los carbohidratos complejos, presentes en alimentos como la avena, el arroz integral y las verduras, pueden ayudar a mantener niveles de azúcar en sangre estables durante la noche, lo que promueve un sueño más profundo y sin interrupciones.

La proteína magra también es esencial en la dieta para el sueño . Algunos alimentos ricos en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina y la melatonina, como el pavo, el pollo y los productos lácteos bajos en grasa, pueden ser beneficiosos para mejorar la calidad del sueño . La serotonina y la melatonina son hormonas clave en la regulación del ciclo sueño -vigilia.

La hidratación adecuada es fundamental, pero es importante administrarla correctamente. Se aconseja beber suficiente agua durante el día, pero reducir la ingesta de líquidos unas horas antes de acostarse para evitar interrupciones en el sueño debido a la necesidad de orinar.

Además de la dieta, los nutriólogos abordan el consumo de cafeína y alcohol, dos sustancias que pueden afectar negativamente el sueño . La cafeína, presente en el café, el té y otros productos, es un estimulante que puede dificultar conciliar el sueño . El alcohol, aunque puede inducir somnolencia inicialmente, puede interrumpir los ciclos normales de sueño y llevar a un descanso menos reparador. Se aconseja limitar o evitar estas sustancias antes de acostarse.

En cuanto a la actividad física, se recomienda mantener una rutina regular de ejercicio, pero evitando el ejercicio vigoroso justo antes de acostarse, ya que puede estimular el sistema nervioso y dificultar conciliar el sueño .

Además, los nutriólogos consideran la gestión del estrés como un componente fundamental en el abordaje integral de los trastornos del sueño . Proporcionan orientación sobre técnicas de relajación y prácticas de mindfulness que pueden ayudar a reducir la ansiedad y mejorar la calidad del sueño .

Para concluir, consultar a un nutriólogo puede ser una estrategia efectiva para quienes luchan con problemas de sueño y desean un enfoque holístico para abordarlos.

Un tratamiento eficaz
depende de un buen diagnóstico

Última modificación: 29-01-2024