Clinica Somno - Medicina del Sueño Hipertensión arterial Diagnostico y Tratamientos en Santiago Chile    

Hipertensión arterial

Los pacientes con apneas del sueño tienen 3 veces más probabilidad de tener hipertensión arterial que un paciente sano.

Existe una alta prevalencia de presentar " Apnea del sueño" en pacientes con Hipertensión arterial refractaria, relación dada en un 65% de las mujeres y un 95% de los hombre.

Los pacientes con apneas del sueño tienen 3 veces más probabilidad de tener hipertensión arterial que un paciente sano.

La hipertensión arterial es una enfermedad no transmisible bastante frecuente, la cual afecta a un tercio de la población adulta. Se define como un aumento sostenido de la fuerza de presión que ejerce la sangre sobre las arterias. Es una enfermedad que puede desencadenar complicaciones severas como infarto de corazón, accidente cerebrovascular, daño renal y ocular, entre otras complicaciones, las cuales se puede evitar si se controla adecuadamente. Casi la mitad de todas las muertes por enfermedades cardiovasculares. La apnea obstructiva del sueño (AOS) es un factor importante de riesgo para la hipertensión.

La hipertensión arterial es un factor de morbilidad cardiovascular y disfunción renal que va en aumento. La herencia (padres o hermanos hipertensos), el sexo masculino, la edad, la obesidad, la ingesta de sal, el consumo excesivo de alcohol, el uso de algunos fármacos (incluso los de venta libre) y la poca actividad física o sedentarismo determinan la hipertensión.

La única manera de detectar la hipertensión es su medición. Existen dos metodologías para poder medirlas: la presión arterial sistólica (PAS) o máxima y la presión arterial diastólica (PAD) o mínima. Se considera presión arterial alta ( hipertensión) cuando dicha medición máxima es mayor o igual a 140 y la mínima es de 90.

  • Las mediciones de presión arterial entran en cuatro categorías generales:
  • Presión arterial normal. Tienes presión arterial normal si el número está por debajo de 120/80 mm Hg.
  • Presión arterial elevada. La presión arterial elevada es una presión sistólica entre 120 y 129 mm Hg y una presión diastólica por debajo de 80 mm Hg. La presión arterial elevada tiende a empeorar con el tiempo a no ser que se tomen medidas para controlarla.
  • Hipertensión en etapa 1. La hipertensión en etapa 1 es una presión sistólica entre 130 y 139 mm Hg o una presión diastólica de 80 a 89 mm Hg.
  • Hipertensión en etapa 2. La hipertensión en etapa 2, una hipertensión más grave, es una presión sistólica de 140 mm Hg o mayor, o una presión diastólica de 90 mm Hg o mayor.

Los pacientes que presentan hipertensión arterial deben someterse a exámenes de detección y tratamiento para la «Apena del Sueño» como un factor de riesgo potencialmente modificable.

El tratamiento de la apnea del sueño con CPAP, en aquellos pacientes que presentan además hipertensión arterial, contribuye a reducir significativamente el riesgo cardiovascular. Se suele además recomendar, si es necesario, una alimentación saludable para perder peso, no abusar del consumo de sal y alcohol y resaltar la importancia de realizar actividad física con regularidad.

¿Quieres saber el copago de la consulta médica?