Consejos de neurólogos infantiles para mejorar el sueño en niños con Síndrome de Piernas Inquietas

.
Publicado: 30-01-2024

El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) es un trastorno neurológico que afecta tanto a adultos como a niños. Se caracteriza por la necesidad irresistible de mover las piernas, especialmente durante el descanso, lo que puede provocar dificultades para conciliar el sueño . En el caso de los niños que lo padecen, los neurólogos infantiles desempeñan un papel fundamental en el diagnóstico y tratamiento. A continuación, exploraremos algunos consejos de estos profesionales para mejorar el sueño .

Diagnóstico preciso: El primer paso es obtener un diagnóstico preciso por parte de un neurólogo infantil. Esto implica una evaluación exhaustiva de los síntomas y la historia clínica del niño. Es importante distinguir el SPI de otras condiciones que puedan afectar el sueño , como el insomnio o trastornos de sueño relacionados con el autismo.

Identificación de desencadenantes: Estos médicos trabajan junto con los padres para identificar posibles desencadenantes del SPI en el niño. Esto puede incluir factores dietéticos, alergias, estrés o cambios en la rutina diaria. La identificación de estos factores puede ayudar a mitigar los síntomas y mejorar el sueño .

Terapia conductual: También pueden recomendar terapia conductual para ayudar al menor a controlar los impulsos de mover las piernas durante la noche. Esto puede incluir técnicas de relajación y entrenamiento en la higiene del sueño .

Medicamentos: En algunos casos, pueden recetar medicamentos para ayudar a controlar los síntomas del SPI y mejorar el sueño del niño. Estos medicamentos suelen ser utilizados como último recurso cuando otras intervenciones no han tenido éxito.

Establecimiento de rutinas: Los neurólogos infantiles a menudo enfatizan la importancia de establecer rutinas regulares para el niño. Esto incluye horarios de sueño consistentes y un ambiente propicio para el descanso, como una habitación oscura y tranquila.

Evitar estimulantes: Se aconseja evitar el consumo de alimentos o bebidas que contengan cafeína o azúcar antes de acostarse, ya que pueden exacerbar los síntomas del SPI.

Comunicación abierta: Para terminar, es esencial que los padres mantengan una comunicación abierta con el neurólogo infantil y estén atentos a cualquier cambio en los síntomas del niño. Esto permite ajustar el enfoque de tratamiento según sea necesario.

Un tratamiento eficaz
depende de un buen diagnóstico

Última modificación: 30-01-2024