Cómo la nutrición puede impactar positivamente en tu descanso: Guía de Nutriólogos

.
Publicado: 27-01-2024

El sueño es uno de los aspectos fundamentales de la salud y el bienestar. Durante este, nuestro cuerpo se recupera, repara y rejuvenece, lo que lo convierte en un pilar esencial de un estilo de vida saludable. Sin embargo, para muchas personas, obtener un sueño de calidad puede ser un desafío. La buena noticia es que la nutrición desempeña un papel crucial en la calidad de nuestro descanso, y los nutriólogos, expertos en la ciencia de la alimentación, pueden proporcionar valiosos consejos para mejorar la calidad del sueño a través de la dieta.

Nutrición y sueño

La relación entre la alimentación y el sueño es profunda y compleja. Los alimentos que consumimos tienen un impacto directo en nuestros patrones de sueño . Algunos nutrientes y compuestos presentes en los alimentos pueden promover un sueño reparador, mientras que otros pueden actuar como estimulantes o interrumpir nuestro descanso. Los nutriólogos comprenden esta interacción y pueden proporcionar orientación precisa para aprovecharla al máximo.

Uno de los nutrientes clave en la relación entre la alimentación y el sueño es el triptófano, un aminoácido presente en alimentos como el pavo, el pollo, los huevos y los lácteos. El triptófano es un precursor de la melatonina, una hormona que regula el ritmo circadiano y el sueño . Consumir alimentos ricos en triptófano puede ayudar a promover un sueño más profundo y reparador.

La elección de carbohidratos también puede influir en la calidad del sueño . Los carbohidratos complejos, que se encuentran en granos enteros, legumbres y verduras, pueden ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en sangre durante la noche. Esto evita las fluctuaciones que pueden interrumpir el sueño y permite mantener un sueño más estable y continuo.

Respecto a qué restringir, es importante evitar el consumo de estimulantes como la cafeína y la nicotina en las horas previas al sueño , ya que pueden dificultar la conciliación del sueño . Además, las comidas pesadas o picantes antes de acostarse pueden provocar malestar estomacal y perturbar el sueño , por lo que se recomienda evitarlas.

La personalización de la dieta

Cada individuo es único, y los efectos de la nutrición en el sueño pueden variar de persona a persona. Estos profesionales de la salud trabajan en estrecha colaboración con sus pacientes para personalizar la dieta según sus necesidades y preferencias individuales. Esto puede incluir la identificación de alimentos desencadenantes que puedan estar afectando el sueño y la adaptación de la dieta de manera específica.

Recuerda, consultar a un nutriólogo calificado es esencial para un enfoque integral en la búsqueda de noches de descanso más saludables y revitalizantes. La nutrición y el sueño están profundamente interconectados, y con la orientación adecuada, es posible lograr noches de descanso más saludables y rejuvenecedoras.

Un tratamiento eficaz
depende de un buen diagnóstico

Última modificación: 27-01-2024