fbpx
Servicios online

Un mundo que no duerme

Nuestra sociedad y la cultura del éxito no valoran los beneficios del buen dormir, lo que causa graves daños a nuestra salud…

Un mundo que no duerme
Un mundo que no duerme

Publicado el 28 marzo, 2017

El sueño es un momento de intensa actividad neurológica, un tiempo de renovación celular, consolidación de la memoria, limpieza cerebral y mantenimiento cognitivo. Sin embargo, nuestra sociedad y la cultura del éxito no valoran los beneficios del buen dormir, lo que causa graves daños a nuestra salud, bienestar y relaciones interpersonales.

De acuerdo a cifras entregadas por la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM, por sus siglas en inglés), más de un 45% de la población mundial se ve amenzada por problemas asociados a la privación de sueño. Con el objetivo de llamar la atención sobre esta epidemia global, es que desde hace 10 años, cada 17 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño (World Sleep Day).

Cambios de humor, disminución del rendimiento laboral y baja de memoria son algunas de las consecuencias que se pueden notar dentro del primer mes en adultos que no descansan lo suficiente. Dormir bien y descansar es un imperativo biológico. Si bien cada cual tiene sus necesidades según su etapa, es fundamental respetar este momento individual, pues de lo contrario se puede convertir en un problema social.

Cuando hablamos de dormir, entendemos que se trata del descanso que realizamos en la jornada vespertina del día. Pedro Moya, neurólogo especialista en epilepsia y sueño de la Clínica Somno, explica que dormir de manera saludable se identifica principalmente con cumplir de manera satisfactoria los requisitos individuales de calidad, cantidad y continuidad del sueño. Este hábito es crucial para poder mantener un funcionamiento adecuado de nuestro cerebro. Y no solo es necesario para las neuronas, sino también para otras células y procesos del organismo.

“El déficit de sueño no solo lleva a la alteración en la concentración y retención de la información, cambios de ánimo y perturbación en las habilidades motoras, sino que también aumenta el riesgo de obesidad, de accidentes, de ideación suicida y la probabilidad del uso de drogas y alcohol”, aclara Verónica Burón, neuróloga de la Clínica Alemana.

 

CAMBIO DE VIDA

En 2007, la exitosa empresaria griego-estadounidense Arianna Huffington, cofundadora del sitio web de noticias The Huffington Post, colapsó de agotamiento extremo debido a que llevaba varios días durmiendo poco. Debido al cansancio, Arianna se desmayó sobre su escritorio mientras trabajaba a las 2:00 am. La caída le causó una fractura en el pómulo y la hizo replantearse la manera en cómo estaba viviendo. Esta experiencia la llevó a investigar sobre los efectos y problemas que genera dormir mal, tanto en la salud, como las relaciones interpersonales e incluso en el rendimiento laboral. Y es que este hábito no solo es vital para que el cerebro se “desconecte”, sino también para otros procesos asociados al bienestar.

En 2015, Huffington publicó su primer libro dedicado a vivir bien y saber desconectarse: Thrive: The Third Metric to Redefining Success and Creating a Life of Well Being, Wisdom, and Wonder (Thrive: La tercera clave para redefinir el éxito y crear una vida de bienestar, sabiduría y maravilla). La publicación se centró, principalmente, en la relación entre el bienestar y el éxito, y el cómo al estar tan enfocados en las metas y objetivos que nos plantea la vida laboral, a veces olvidamos la importancia de mantener un cuerpo y una mente saludable. La discusión sobre la importancia del sueño como puerta de acceso a este modo de vida más placentero, le hizo darse cuenta a la autora del poder transformador del buen dormir, y que este requería de una exploración más completa.

Y así, al año siguiente publicó The Sleep Revolution: Transforming Your Life, One Night at a Time (Dormir bien: Transformando tu vida, una noche a la vez), que fue el resultado de una exhaustiva y rigurosa investigación del sueño desde todos los ángulos. En él revela el papel vital que juega el sueño en los momentos de vigilia y en todos los aspectos de nuestra salud, desde el aumento de peso, la diabetes y las enfermedades del corazón, hasta el cáncer y el Alzheimer. En el libro aparecen impresionantes cifras, como que los malos hábitos de sueño le cuestan anualmente a Estados Unidos cerca de 63,000 millones de dólares debido al absentismo laboral y la falta de productividad laboral de un empleado cansado.

UNA CRISIS GLOBAL

Hoy en día, gran parte de nuestra sociedad sigue operando bajo la ilusión de que dormir es simplemente tiempo perdido. Una definición muy equivocada de lo que significa ser exitoso, según Huffington. Este concepto no solo pone en peligro nuestra salud debido al agotamiento y estrés, sino también limita nuestra capacidad laboral.

En The Sleep Revolution, Huffington enfatiza cómo la crisis de la privación de sueño es algo global. En 2011, el 32% de las personas encuestadas en el Reino Unido dijo que había promediado menos de siete horas de sueño por noche en un período de seis meses. Tres años después, ese número había aumentado hasta un 60%. En Alemania, la situación no era muy distinta: en 2013, más de un tercio de los encuestados dijeron que no duermen lo suficiente durante la noche. En Japón incluso existe el inemuri, un concepto que se traduce como “estar presente mientras se duerme”, que ha sido elogiado como una señal de dedicación y trabajo duro, pero en realidad es otro síntoma de la crisis del sueño que finalmente estamos enfrentando.

Pedro Moya, neurólogo de la Clínica Somno, señala que el promedio de horas de sueño en un adulto es de casi Charla TED de Arianna Huffington ¿Cómo tener éxito? Durmiendo más ocho diarias. Sin embargo, en el último reporte entregado por el programa Aliméntate Sano, del Centro de Nutrición Molecular y Enfermedades Crónicas de la Universidad Católica y la Fundación Banmédica, el 81% de los chilenos duerme menos de las horas mínimas recomendadas. “Toda persona debe mantener buenos hábitos de sueño dentro de lo que le sea posible, principalmente no intentar doblarle la mano a la naturaleza que dicta un horario claro de descanso. Además, se debe evitar la privación voluntaria de sueño y el consumo de estimulantes o drogas. Cada una de estas trasgresiones pueden, tarde o temprano, tener un costo en la salud del individuo”, enfatiza Moya.

También puedes leer la nota en Hacer Familia.

Cotice su consulta médica

Artículos relacionados

Advierten riesgos sobre el uso de la melatonina en niños como solución para dormir

Advierten riesgos sobre el uso de la melatonina en niños como solución para dormir

Leer más
Parasomnias: El trastorno del sueño de quienes actúan estando dormidos

Parasomnias: El trastorno del sueño de quienes actúan estando dormidos

Leer más
¿Por qué un mal dormir puede llevarme a padecer Alzheimer?

¿Por qué un mal dormir puede llevarme a padecer Alzheimer?

Leer más
¿Roncas? Cuestionario online predice hasta con 90% la posibilidad de padecer apnea del sueño

¿Roncas? Cuestionario online predice hasta con 90% la posibilidad de padecer apnea del sueño

Leer más