Verdadero o Falso: 10 mitos sobre los ronquidos

Hay que saber que detrás de ese molesto ruido puede existir un problema más grave…

Fecha: junio 12, 2017

Mito 1: Roncar es normal.

Falso.  nunca un ronquido es normal. Si bien no necesariamente es síntoma de una enfermedad grave, sí es indicador de que algo anda mal. Puede producirse por factores anatómicos, como amígdalas de gran tamaño o un tabique nasal desviado, o bien producto de la obesidad o el sobrepeso. Una persona que ronca, debería siempre buscar evaluación médica por un especialista en medicina del sueño, para descartar la presencia de enfermedades graves asociadas como la Apnea del Sueño.

Mito 2: El sobrepeso tiene directa relación con los ronquidos.

Verdadero. El ronquido se produce porque el paso del aire a través de la vía respiratoria superior se obstaculiza. El aire pasa por una superficie estrecha y vibra cuando toca el tejido, produciendo el sonido que conocemos como ronquido. En las personas con sobrepeso u obesidad, los tejidos de la faringolaringe están más estrechos e infiltrados por tejido graso, lo cual favorece el ronquido.

Mito 3. Fumar no tiene relación con los ronquidos.

Falso. El consumo de cigarrillos reseca la mucosa de las vías respiratorias favoreciendo el ronquido.

Mito 4: Roncar puede revelar serias enfermedades.

Verdadero. La apnea del sueño es un trastorno frecuente en el que una persona hace una o más pausas en la respiración mientras duerme, porque las vías respiratorias se estrechan o bloquean. El 80% a 90% de los obesos que ronca tiene posibilidades de tener periodos de apnea. Cuando estos episodios son repetitivos, en general más de cinco en una hora, se produce lo que llamamos apnea obstructiva del sueño. Es común decir que una persona ‘se quedó en el sueño’, cuando fallece mientras duerme; y se ha comprobado que muchos de esos casos ocurren por una apnea del sueño no diagnosticada, más bien severa, que provoca una arritmia cardiaca, con un corazón tal vez no tan sano, y fallece por ese motivo. No significa que todos los roncadores tengan apnea, pero muchos de los que sí tienen apnea de sueño son roncadores.

Mito 5: Los niños no roncan.

Verdadero. Los niños en general no roncan, pero sí se ha detectado ronquidos en niños que tienen problemas anatómicos como amígdalas y/o adenoides de gran tamaño. Un  niño rocador siempre debe buscar evaluación médica.

Mito 6: Se ronca más cuando se consume alcohol.

Verdadero. El alcohol produce una relajación de la musculatura de las vías respiratorias superiores, por lo que estructuras como el paladar blando o las amígdalas ‘bajan’ hacia la laringe provocando una obstrucción en las vías que se traducirá en el ronquido”.

Mito 7: La cirugía es el único tratamiento efectivo para dejar de roncar.

Falso. Cada paciente debe ser tratado según los factores que lo han llevado a roncar. La cirugía es una buena opción en los casos en que el ronquido se genera por un problema anatómico de las vías respiratorias, el tabique nasal, las amígdalas, etc. En el caso de que el ronquido se produzca por fallas a nivel encefálico, un buen tratamiento son las máscaras de inyección de aire. No existe un tratamiento universal, el paciente debe consultar con su médico para descubrir por qué ronca y cómo tratar ese problema. A veces, incluso, se soluciona sólo bajando de peso.

Mito 8. Roncar no influye en la calidad de vida.

Falso. Mucha gente que ronca prácticamente no tiene noción de que ha tenido un mal dormir, porque sienten que apenas pusieron la cabeza en la almohada se quedaron dormidos, sin embargo, durante el día tienen bastante somnolencia, además no logran un descanso y un sueño reparador, lo que afecta directamente en su calidad de vida. El especialista señala que además el ronquido es un problema de pareja y muchas veces familiar, ya que puede alterar el sueño y el descanso de todas las personas con las que vive.

Comparte en tus redes:
Enviar por Whatsapp

Noticias relacionadas

Verdadero o Falso: 10 mitos sobre los ronquidos

Leer más

La profunda relación entre un mal dormir y el alzheimer

Leer más

Cambió la hora: ¿la adaptación es rápida?

Leer más

Datos pa`no amargarse con el cambio de hora

Leer más