Polisomnografía

La Polisomnografía es una técnica de monitorización del sueño y actualmente es el examen más completo para evaluar los trastornos del sueño.

La polisomnografía o estudio polisomnográfico, es un examen que consiste en el registro simultaneo de variables neurológicas y respiratorias que permiten evaluar la cantidad y calidad del sueño, así como identificar los diferentes eventos respiratorios y su consecuencia cardiorrespiratoria y neurológica.

¿Qué variables se monitorizan?

La polisomnografia monitorea las etapas del sueño y los ciclos para identificar cuando los patrones del sueño se encuentran alterados. Se monitorea:

  • Ondas cerebrales
  • Movimientos oculares
  • Ritmo cardíaco
  • Patrón de respiración
  • Nivel de oxígeno en la sangre
  • Posición del cuerpo
  • Movimiento de las extremidades
  • Ronquidos y otros ruidos que puede hacer mientras duerme

Además, se incorpora la presión de tránsito de pulso, mejorando más aún el diagnóstico de trastornos del sueño y enfermedades cardio y cerebro vasculares.

¿Cuándo se recomienda realizar una polisomnografía o estudio polisomnográfico?

El médico puede recomendar la polisomnografía si sospecha en el paciente:

  • a) Apnea del sueño u otro trastorno respiratorio
  • b) Ronquidos
  • c) Trastorno o síndrome de piernas inquietas
  • d) Narcolepsia
  • e) Insomnio
  • f) Somnolencia

 

La polisomnografía es una prueba no invasiva e indolora. No tiene complicaciones ni efecto secundario. A menos que el médico le dé instrucciones especiales, no debe suspender su medicación habitual. Además, no debe consumir alcohol ni bebidas con cafeína antes del examen, ya que pueden interferir con el sueño.

 

 

Artículos relacionados

Revelan cuánto pierden las empresas cuyos trabajadores duermen mal

Leer más

Cuando un mal dormir te hace más cercano a tener Parkinson

Leer más

Roncar: los peligros detrás de unos de los trastornos más comunes de los chilenos

Leer más