Las claves para evitar el insomnio y mejorar tu salud

Pese a que todos hemos experimentado lo que significa pasar unos días en que nos es imposible dormir de forma descansada y reparadora, hay personas que acaban padeciendo de insomnio crónico…

Fecha: abril 12, 2018

Pese a que todos hemos experimentado lo que significa pasar unos días en que nos es imposible dormir de forma descansada y reparadora, hay personas que acaban padeciendo de insomnio crónico a raíz de determinadas conductas relacionadas con una mala higiene del sueño. Se denomina así al control de todos los factores conductuales, psicológicos y ambientales que nos impiden tener un descanso profundo y reparador.

Si tenemos en cuenta que pasamos cerca de un tercio de nuestra vida durmiendo, podemos entender sin duda la importancia de tener un adecuado descanso. Un mal dormir puede ocasionar a su vez cambios metabólicos en nuestro organismo que pueden derivar en problemas de salud, como son:

  • Nuestros niveles de glucosa pueden descompensarse, corriendo el riesgo de padecer diabetes.
  • Nuestra memoria empieza a fallar, nos cuesta concentrarnos y resolver problemas, incluso puede cambiar nuestro humor.
  • Padecer de insomnio crónico puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas.

“Las personas que no descansan correctamente suelen estar más irritables, cansadas físicamente, les falla la concentración, tienen olvidos frecuentes (memoria a corto plazo), bajos en ánimo y energía, dolores musculares tensionales y somnolencia en el día” explica el doctor Pedro Moya, neurólogo de Clínica Somno.

¿Qué puede afectar nuestro sueño?

Según el especialista, los factores principales son en general de naturaleza genética y ambiental, siendo los hábitos y el estilo de vida no saludables los más importantes a la hora de provocar o causar un trastorno del sueño. “El insomnio es un ejemplo claro, es muy fácil caer en este problema cuando el manejo del estrés no es adecuado, se usan muchos estímulos luminosos como pantallas en la tarde-noche y se realizan otras actividades en la misma habitación donde se duerme”.

Así, entre algunos de los problemas que impiden el buen dormir, se encuentran:

Irnos a la cama enfocados o con preocupaciones: Algo que suele ocurrir muchas veces a nivel de pareja es, por ejemplo, esperar la última hora del día para hablar de esos problemas o temas que nos preocupan o nos molestan. Lo mismo ocurre cuando al apagar la luz, nos quedamos “dándole vueltas” a ciertos hechos complicados del día, relacionados con el trabajo, la familia o determinadas emociones.

Aquí lo mas recomendable es que dos horas antes de irnos a la cama, hayamos resuelto o abordado estas temáticas conflictivas. A la almohada se llega descansada y ligera de emociones negativas.

Acostarse con hambre o “muy satisfecho”: A veces elegimos no cenar para perder peso. Asimismo, y por lado contrario, algunos hacen una cena copiosa, justo antes de irse a la cama. Ninguna de las dos opciones es saludable.

Debemos comer dos horas antes de ir a dormir y la cena debe ser variada, justa y  nutritiva, sin alcohol ni bebidas estimulantes.

Tip: Un remedio ideal para relajarnos puede ser un vaso de leche de almendras con miel, el cual inducirá al sueño.

Hacer ejercicio o actividad física justo antes de dormir: Todo lo que suponga ejercitar nuestro cuerpo, desde ir al gimnasio hasta limpiar la casa o pasear al perro, supone una mala higiene del sueño. Intenta llevar a cabo estas tareas al menos una hora antes de acostarte. Una vez que hayas terminado, prueba darte una ducha caliente y leer un buen libro, esto liberará toda clase de preocupación de tu mente.

La importancia de una habitación perfecta

El dormitorio es el centro de nuestro descanso nocturno, por ello es fundamental contar con un cuarto en óptimas condiciones para un buen sueño. Un dormitorio desordenado, con un olor no muy agradable o una temperatura ambiental elevada podría provocarnos problemas de insomnio.

Asimismo, factores externos como ruido, luminosidad excesiva, vibraciones de celulares y pantallas de dispositivos electrónicos suelen quitarnos las ganas de dormir.

Por norma de higiene de sueño, se recomienda:

  • No utilizar dispositivos con pantallas luminosas en la habitación donde se duerme.
  • Mantener una temperatura propicia para conseguir dormir plácidamente, esto es, entre los 18 y 22C.
  • La habitación debe estar a oscuras o en una tibia penumbra a fin de estimular la melatonina. En caso de ser necesario, pueden utilizarse cortinas con “blackout” o antifaces, a fin de evitar el exceso de luminosidad.
  • El colchón y almohada deben ser adecuados a la preferencia y necesidad de la persona, de acuerdo con factores como peso corporal, presencia de enfermedades o dolores musculares o de articulaciones.
  • La pieza deberá mantenerse bien aislada de ruidos externos o contaminantes que impidan el descanso que  busca el proceso de sueño. Si se desea y en caso de ser necesario, pueden usarse tapones de oídos, a fin de bloquear el exceso de ruido.

También puedes leer esta noticia en Diario Sano&Natural

Comparte en tus redes:
Enviar por Whatsapp

Noticias relacionadas

El jetlag podría afectar el desempeño de la Roja en Rusia

Leer más

Jet lag: cómo lograr que no afecte nuestras vacaciones

Leer más

¿Tiene sueño y bosteza? ni se imagina por qué razón el cerebro lo necesita tanto

Leer más