Hábitos de sueño en vacaciones

Es inevitable que el horario de irse a la cama, en niños, se vea alterado en época de vacaciones…

Fecha: febrero 2, 2018

Es inevitable que el horario de irse a la cama, en niños, se vea alterado en época de vacaciones. Pero ¿cuánto es el margen que se puede permitir? Hay que considerar que las vacaciones tienen fecha de término y que se debe retomar en unos días la rutina escolar. Una rutina, muchas veces, bastante demandante, en que las horas de sueño y su horario de inicio y término, son claves para un buen rendimiento escolar.

Para mucho el sinónimo de vacaciones es dormir libremente, acostarse a la hora que se quiera, levantarse tarde e incluso dormir siesta. Con el cambio de hábitos durante las vacaciones, hay un desajuste de nuestro oscilador interno (reloj biológico), coordinador de los ritmos del ciclo sueño-vigilia, temperatura y producción de hormonas.

Esto produce el surgimiento de varios trastornos del sueño siendo el más severo el síndrome conocido como fase retrasada de sueño.  Que se sabe que está asociado a un desbalance de los ritmos circadianos: los ciclos naturales internos del humano que se encargan de regular diversos procesos psicológicos y biológicos.

El horario de vigilia-sueño debería ir asociado a la exposición solar, ya que la melatonina, hormona que regula el ciclo, se produce en relación a este estímulo, indicando al organismo que es hora de dormir.

Lo habitual es que, durante las vacaciones, los niños pierdan su horario de vigilia-sueño ideal, debido a que no sigue el horario de la exposición a la luz solar. Esto varía según la edad, es muy frecuente que los adolescentes terminen acostándose a altas horas de la madrugada y con esto, durmiendo la gran parte del día.

La neuróloga infantil, Karina Rosso, indica que “…..durante las vacaciones, se recomienda no alterar en más de 2 horas el horario ideal. Esto depende según la edad, si el horario ideal es que se duerma a las 21 horas, durante las vacaciones, a más tardar, y siendo bastante flexible, debería estar durmiendo antes de las 23 horas”.

Para la neuróloga la exposición a luz solar se ve alterada porque los niños pasan muchas horas frente a pantalla, lo que le da al cerebro estímulos equivocados respecto de la hora del día. “Recomiendo  integrarlos en actividades con otros niños, deportes, la lectura, desarrollar hobbies, casi cualquier actividad es de mayor utilidad que las pantallas”.

Preparar el regreso

Cuando quede poco para el retorno a clases, se  deben ir adaptando nuevamente los horarios de sueño y de descanso a los del calendario escolar, para que el cambio del regreso a clases no sea tan brusco como para llegar a producir apatía, tristeza o somnolencia diurna. Es importante preparar al organismo con antelación para vivir la rutina posterior de manera efectiva.

Es necesario, que los padres tomen conciencia de la importancia de inculcar a sus hijos desde la más temprana infancia, un horario regular de sueño. Lo que ayudará a re sincronizar más rápido el reloj biológico después del período vacacional

Para restablecer el horario no basta con un día levantarlos más temprano, pensando que se dormirá temprano. Esto puede producir que el niño se duerma a horas no convenientes durante el día, lo que al final de cuentas, agrava el problema. Lo ideal es una tarde agotadora, llena de actividades, que ayudarán a que el niño se duerma cansado, a la hora que se necesita.  Además es clave que se retomen cuanto antes lo hábitos alimenticios. La hora de la cena también incidirá en la hora del sueño nocturno.

Si el horario se desfasó en más de tres horas es importante resincronizar el reloj biológico paulatinamente. Es decir, acostarse y levantarse una hora antes cada día en la semana previa al regreso a clases.

Especialistas recomiendan retirar la televisión y videojuegos de la habitación, incluso evitar que los use una hora antes de irse a dormir. En la cena, evitar que consuma grasas, dulces, refrescos y alimentos con cafeína como el chocolate. Lo importante es tener en cuenta que el horario de sueño, en los niños, puede ser un factor importante en el rendimiento escolar.

También puedes leer esta noticia en Grupo Educar

Comparte en tus redes:
Enviar por Whatsapp

Noticias relacionadas

Melatonina: ¿sirve para hacer dormir a los niños?

Leer más

Parasomnia: el trastorno del sueño de quienes actúan dormidos

Leer más

¿Tienes sueño a pesar de dormir bien?

Leer más

Cómo lidiar con el calor a la hora de dormir

Leer más