¿En qué consisten los estudios de sueño?

Los estudios del sueño tienen por objetivo diagnosticar alguna patología de trastornos del sueño. Hay muchos trastornos del sueño y dependiendo de la sospecha del médico, dependerá el examen a realizar. Dentro de los exámenes disponibles a realizar, esta la polisomnografía (es el examen más completo), la poligrafía respiratoria, actigrafía, test de latencias, entre otros.

El estudio polisomnográfico es el estudio de sueño por excelencia y consiste en el registro continuo de una serie de señales fisiológicas durante toda la noche. Este estudio aporta una información muy valiosa para el diagnóstico y evaluación de la gravedad de cualquier apnea de sueño y ver sus consecuencias cardíacas y sobre la actividad cerebral a lo largo de la noche.

¿Qué variables se monitorizan en una polisomnografía?

La polisomnografía monitorea las etapas del sueño y los ciclos para identificar cuando los patrones del sueño se encuentran alterados. Se monitorea:

  • Ondas cerebrales
  • Movimientos oculares
  • Ritmo cardíaco
  • Patrón de respiración
  • Nivel de oxígeno en la sangre
  • Posición del cuerpo
  • Movimiento de las extremidades
  • Ronquidos y otros ruidos que puede hacer mientras duerme

Además, se incorpora la presión de tránsito de pulso, mejorando más aún el diagnóstico de trastornos del sueño y enfermedades cardio y cerebro vasculares.

¿Cuándo se recomienda realizar una polisomnografía o estudio polisomnográfico?

El médico puede recomendar la polisomnografía si sospecha en el paciente:

  • Apnea del sueño u otro trastorno respiratorio
  • Ronquidos
  • Trastorno o síndrome de piernas inquietas
  • Narcolepsia
  • Insomnio
  • Somnolencia

Artículos relacionados

¿Qué hacer si sospecho de un trastorno del sueño?

Leer más

¿Cuántas horas se necesitan dormir?

Leer más

¿Cómo podemos saber si presentamos apnea del sueño?

Leer más

¿Cuáles son las normas para poder obtener un buen sueño?

Leer más